El mantenimiento de las instalaciones y equipos ganaderos en un correcto estado de limpieza y libre de agentes nocivos, permite a los animales permanecer en las explotaciones en unas condiciones higiénico-sanitarias adecuadas, contribuyendo de forma importante en la prevención de enfermedades.